Síguenos en Facebook y Twiter


Religión Católica

 

Profesorado:

Luis Alberto Espí Zarza (Jefatura de Departamento)

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 


 La Enseñanza Religiosa Escolar

 

Lo peculiar de la enseñanza religiosa católica consiste en una presentación del mensaje y acontecimiento cristiano —en sus elementos fundamentales— en forma de síntesis orgánica, explicitada de modo que entre en diálogo con la cultura y las ciencias humanas. Y todo ello para procurar al alumno una visión cristiana del hombre, de la historia y del mundo, abriéndole al sentido último de la existencia.

Es también peculiar de la enseñanza religiosa escolar la presencia en la escuela, para integrar la educación humana y la educación de la fe en un único proceso formativo, para contribuir conjuntamente a la maduración de la personalidad y de la propia identidad del alumno creyente. En el documento de 1979 se afirma que «en el proceso de maduración de su personalidad cristiana, el creyente necesita entrar en constante diálogo con la cultura, porque sin este diálogo la personalidad cristiana está expuesta a escindirse, condenando a la fe a la condición de un añadido o de un aparte» (OPERE 40). Dando un paso más sobre el carácter propio de esta enseñanza, y ya en un horizonte de evangelización y de pastoral educativa, la enseñanza religiosa escolar tiene su puesto propio dentro del ministerio de la Palabra. Este ministerio —tal como expresa el Directorio general de pastoral catequética (DCG 17)— «reviste múltiples formas, según las situaciones en que se ejerce y los fines que pretende conseguir». Aplicado este principio a la enseñanza religiosa, su peculiaridad estaría en la situación original en que se ejerce (el ámbito escolar) y el fin específico que pretende (hacer posible la síntesis entre fe y cultura en el interior del proceso formativo). Precisamente, esta peculiaridad de la enseñanza religiosa escolar, que venimos señalando, determina que tenga sus leyes propias a la hora de concretar y operativizar sus objetivos, lenguaje, contenidos y metodología.

En los objetivos se presenta como una oferta educativa para que el alumno se sitúe lúcidamente ante la tradición cultural; que el alumno se inserte críticamente en la sociedad; que el alumno encuentre respuesta a la pregunta sobre el sentido último de la vida con todas sus implicaciones éticas. En el lenguaje, la enseñanza de la religión hace posible un discurso lúcido y crítico en el interior de la actitud confesante de la fe. «El diálogo con los demás saberes puede realizarse, precisamente porque la fe es también un ser razonable, un saber que se traduce en expresiones objetivas de valor universal» (OPERE 37). En los contenidos se trata de presentar: lo que es la fe cristiana en sus elementos fundamentales; como una cierta síntesis orgánica de pensamiento; adecuándose a las distintas circunstancias y destinatarios; en relación con las demás disciplinas escolares que el alumno curse. En la metodología, la clave está en la frase, muchas veces repetida, de que la enseñanza de la religión es equiparable a las demás asignaturas. Y como tal, para su desarrollo se aplicará en todo lo posible la didáctica, técnicas y recursos propios de la escuela.


Copyright © IES La Minilla 2013. .